Café Soluble

El café soluble se ha convertido en una solución práctica y rápida para muchas personas. Con una preparación sencilla y un sabor suave y delicioso, el café instantáneo nos permite disfrutar del mejor café sin necesidad de contar con una cafetera.

beneficios del cafe instantaneo

Selección del Mejor Café Soluble en oferta

¿Qué es el café soluble o instantáneo?

Mucha gente se pregunta si el café soluble, también conocido como café instantáneo, es café real o no. La respuesta es sí.

El café soluble es obtenido mediante el proceso de extracción de sólidos solubles y compuestos volátiles del café tostado y molido.

➥ EL MÁS VENDIDO | Café Soluble Nescafé Classic  ▼

Tipos de café instantáneo

Café soluble en polvo: En su proceso de fabricación, el extracto de café se somete a altas temperaturas y presiones, lo que aumenta la concentración del producto y lo hace volátil. Luego, el material se bombea a la parte superior de una torre, donde pasa por un proceso de solubilización y exposición al aire caliente que hace que el producto pierda humedad y se convierta en polvo.

Café soluble aglomerado: Este café también es instantáneo pero su proceso de fabricación es muy distinto. Se fabrica a partir del café secado por pulverización, y pasa por un proceso de aglomeración en un equipo específico que une el polvo y el vapor, con la presión y la velocidad ideales para alcanzar la granulometría deseada. El producto final es uniforme y fácil de disolver, con excelentes características de aroma y sabor.

Café liofilizado:  Para obtener el café liofilizado, el extracto se congela a -40 ° C y luego pasa por los procesos de molienda, secado al vacío y sublimación (directo de sólido a gaseoso). Es un proceso de deshidratación del producto, que conserva sus cualidades aromáticas, generando un café con cuerpo de calidad superior.

Su preparación es muy simple: basta con agregar una cuchara  Se encuentra en dos formas: tradicional y descafeinado.

➥ CAFÉ SOLUBLE MARCILLA ▼

¿El café soluble es malo para la salud?

Si bien se han realizado numerosos estudios que relacionan el café con los beneficios positivos para la salud, al mismo tiempo se ha hablado sobre un posible vínculo entre el café y el cáncer, debido a una sustancia llamada acrilamida que se cree puede ser cancerígena.

La acrilamida está presente en muchos alimentos fritos o horneado a altas temperaturas, y está presente en todas las formas de café, no obstante en nivel de este esta sustancia en el café es muy inferior que la existente en muchos otros alimentos como las patatas fritas, galletas, algunas bollerias, olivas sin hueso, cereales entre otros.

Aparte de esto, está la cuestión de la cafeína. En exceso puede ser prejudicial, pero como ha quedado reflejado en muchísimos estudios, también aporta muchos beneficios para la salud, si consumida en dosis adecuadas.

No existen estudios concluyentes que prueben que el café soluble sea malo para la salud. Desde luego no es peor que la mayoría de los alimentos procesados que consumimos a diario.

¿Cómo se hace el café soluble?

Para la obtención del café soluble se puede emplear dos procesos: el secado por aspersión para fabricar el café soluble en polvo y el proceso de liofilización para la fabricación del café liofilizado.

El complejo proceso de fabricación del café soluble implica alta tecnología con estrictos estándares de calidad sin ningún contacto manual. El café instantáneo se fabrica a partir de cafés de las variedades Arabica y Robusta / Conilon y resultan de la deshidratación del extracto acuoso de café tostado.

Para la producción de este tipo de café se emplean los granos de café verde, y en ambos caso el proceso empieza por la limpieza de los granos de café, eliminando pequeñas impurezas como ramas, piedras, hojas, etc.

Posteriormente el café es sometido a un proceso de tueste, a temperaturas de entre 190 y 210 ºC y luego los granos son molidos y sometidos a un proceso de extracción de los sólidos solubles.

El proceso de secado por aspersión convierte el estado líquido del producto en pulvorizado. El café se introduce en una cámara de secado, y mediante el uso de aire caliente, se consigue de forma casi instantánea un producto sólido.

Por otro lado el proceso de liofilización se hace mediante la congelación y posterior sublimación del producto congelado a una presión reducida. Esta forma se secado del producto es más natural y preserva perfectamente todas las propiedades y características del café natural.

Otro proceso más tradicional sería el secado por pulvorización, a través de un proceso de la percolación, no obstante este método ya no se emplea porque perjudica la calidad final del producto, alterando el sabor y aroma del café.

Y ahora un poco de historia…

Los orígenes del café soluble se remontan a 1901, cuando Satori Kako, un químico japonés con sede en Chicago, EE. UU., inventó un polvo de café instantáneo, vendido en la Exposición Panamericana en Nueva York. Años más tarde, este producto fue adaptado por un químico estadounidense que creó el soluble refinado, que podría comercializarse en mayor escala.

Las décadas pasaron hasta que surgió una gran oportunidad, debido al excedente de café en existencias en los almacenes brasileños durante la crisis mundial de la década de 1930. Se pidió a las empresas suizas que estudiaran las formas de conservar el café sin que este que perdiera sus cualidades.

Fue el químico Max Morgenthaler de Nestlé quien desarrolló una solución, y en 1937 presentó un polvo de café que podía disolverse en agua potable y tenía características similares a las del café fresco.

Nestlé financió la fabricación de este producto innovador, lanzando Nescafé en 1938. El lanzamiento fue un éxito inmediato en Europa y los Estados Unidos, siendo muy utilizado por los soldados estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial (debido a su practicidad y facilidad de preparación).